free counters

LO MALO Y LO BUENO..........

ESTE DIABLO ES TREMENDO

Y LO ECHARON DEL REINO DE LOS MUERTOS

POR SER TAN NECIO DE AQUELLOS

ESTANDO GRUÑIDO

SE VA DE SUS COMPAÑEROS ABURRIDO.

 

SU FAMILIA NO LO ENCONTRABA

POR ESO SE ATORMENTABA

PENSANDO

Y ACTUANDO

ENCONTRO A SU FAMILIA MIENTRA RECITABA....

EL DIA MARAVILLOSO.....

LAS TRES LUNAS TE HACEN BRILLAR

BAILANDO Y CANTANDO

TE HACEN SOÑAR

JUNTO AL CIELO Y A LA GENTE SE LUCIAN FLOTANDO

DEJANDO SU SOMBRA EN EL MAR

 

ZORO LAS MIRABA ALEGRE Y SONRIENDO

CUANDO EN ESE MOMENTO DECIA LA VOZ GRANDE

DE MELIDE SU MADRE.

EL AMOR NO CAMBIA....

SOY TU HIJA PERDIDA

RECONOCEME POR MI ACTITUD DE SOÑAR

QUE ESTOY CON TIGO COMO UNA CIGUEÑA PERDIDA

QUE AL LADO TUYO QUIERO ESTAR.

AMOR A LA RESPONSABILIDAD.....

SOY UN JOVEN ENAMORADO

MI DEBER ES TENER RESPONSABILIDAD

CON MIS PADRES QUE ME QUIEREN DEMACIADO

 

TENER HABILIDAD

DE SER OBEDIENTE

TENIENDO Y DICIENDO LA VERDAD.

LA POESIA, FORMA DE EXPRESARSE.................................

EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS.....

 

Desde la ventana de un casucho viejo

abierta en verano, cerrada en invierno
por vidrios verdosos y plomos espesos,
una salmantina de rubio cabello
y ojos que parecen pedazos de cielo,
mientas la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Baja la cabeza, sin erguir el cuerpo,
marchan en dos filas pausados y austeros,
sin más nota alegre sobre el traje negro
que la beca roja que ciñe su cuello,
y que por la espalda casi roza el suelo.

Un seminarista, entre todos ellos,
marcha siempre erguido, con aire resuelto.

 

La negra sotana dibuja su cuerpo
gallardo y airoso, flexible y esbelto.
Él, solo a hurtadillas y con el recelo
de que sus miradas observen los clérigos,
desde que en la calle vislumbra a lo lejos
a la salmantina de rubio cabello
la mira muy fijo, con mirar intenso.
Y siempre que pasa le deja el recuerdo
de aquella mirada de sus ojos negros.

 

Monótono y tardo va pasando el tiempo
y muere el estío y el otoño luego,
y vienen las tardes plomizas de invierno.

Desde la ventana del casucho viejo
siempre sola y triste; rezando y cosiendo
una salmantina de rubio cabello
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Pero no ve a todos: ve solo a uno de ellos,
su seminarista de los ojos negros;
cada vez que pasa gallardo y esbelto,
observa la niña que pide aquel cuerpo
marciales arreos.

 

Cuando en ella fija sus ojos abiertos
con vivas y audaces miradas de fuego,
parece decirla: —¡Te quiero!, ¡te quiero!,
¡Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!
¡Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!
A la niña entonces se le oprime el pecho,
la labor suspende y olvida los rezos,
y ya vive sólo en su pensamiento
el seminarista de los ojos negros.

En una lluviosa mañana de inverno
la niña que alegre saltaba del lecho,
oyó tristes cánticos y fúnebres rezos;
por la angosta calle pasaba un entierro.

 

Un seminarista sin duda era el muerto;
pues, cuatro, llevaban en hombros el féretro,
con la beca roja por cima cubierto,
y sobre la beca, el bonete negro.
Con sus voces roncas cantaban los clérigos
los seminaristas iban en silencio
siempre en dos filas hacia el cementerio
como por las tardes al ir de paseo.

 

La niña angustiada miraba el cortejo
los conoce a todos a fuerza de verlos...
tan sólo, tan sólo faltaba entre ellos...
el seminarista de los ojos negros.

Corriendo los años, pasó mucho tiempo...
y allá en la ventana del casucho viejo,
una pobre anciana de blancos cabellos,
con la tez rugosa y encorvado el cuerpo,
mientras la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

 

La labor suspende, los mira, y al verlos
sus ojos azules ya tristes y muertos
vierten silenciosas lágrimas de hielo.

Sola, vieja y triste, aún guarda el recuerdo
del seminarista de los ojos negros...

 

PAPA Y MAMA POR FAVOR NO ME MALTRATES........

Cuando despierto 
Siempre estoy solo, 
La  esta oscura 
Por horas y horas... 
Cuando mami regrese 
Tratare de ser Buena 
Aunque ella no me 
Quiera ni abrace de pena... 
No hagas ni un ruido, 
La puerta acabo de escuchar; 
Mi papi ha llegado 
Borracho de un bar... 

Debo ser estúpida 
Debo ser muy mala, 
Porqué otro motivo Mamá 
Esta enojada?... 
Quisiera ser mejor, 
Quisiera fea, no estar 
Entonces tal vez 
Mami me quiera Abrazar... 
No debo hablar, 
No debo hacer mal; 
De lo contrario, 
Por todo el día me van a encerrar... 

Me empieza a golpear 
Me sigue gritando, 
Me logro soltar 
Y corro llorando... 
Caigo al suelo 
Mis huesos doliendo 
Papá me dice palabras 
Que ni las entiendo... 
"Perdóname" le grito 
Pero ya es muy tarde, 
Su rostro enojado parece que arde... 
Los golpes y las palabras 
Me duelen de verdad, 
Le pido a papá Dios 
Misericordia y piedad...